ESTACIO FACHADA 1928

Un poco de historia

Quiénes somos…

Enclavado en el Hall de la estación más majestuosa de Barcelona, L’Estació Espai Gastronòmic ofrece multitud de servicios y espacios personalizables a gusto del cliente para cualquier tipo de evento. Como la estación en la que reside, el restaurante es un local protegido por el ayuntamiento de Barcelona, debido al carácter histórico del emplazamiento.

De dónde venimos…

Con la construcción de la Estación de Francia en 1929, Barcelona obtuvo la primera gran estructura ferroviaria que uniría los diferentes destinos de una manera centralizada. Nuestro restaurante data del mismo 1929, ya en ese momento era utilizado como salón restaurante. En 1992, debido a la cita olímpica, la estación fue remodelada, con ello se recuperó el esplendor y la espaciosidad perdidas, restaurando los elementos decorativos y arquitectónicos. El espacio primitivo se amplió con la incorporación de una tercera crujía. Esta ampliación permitió recuperar las piezas propias de una cafetería restaurante y construir un espacio más complejo sobre la base del antiguo salón. La clave de la transformación se encuentra precisamente en la condición diferente que adquiere esta histórica pieza. Con esta actuación se ganó mayor profundad, donde se incorpora un mirador que se introduce en el espacio central. Bajo este balcón se sitúa la barra de bar . Además se recuperó el esplendor y el lujo del espacio antiguo que estaba asociado a la restauración de los revestimiento de mármol, de la molduras de yeso en los techos y de las paredes, la carpintería y las rejas de forja de las fachadas exteriores. Dentro de esta recuperación sobresalieron dos piezas de refinada extraordinaria: el pavimento formado por mármoles negros, verdes y ocres y los cuatro pilares del centro del salón, en los cuales combinan mármoles verdes, ocres y negro en la construcción de la base y el fuste, mientras los capiteles son de bronce. Los nuevos materiales están en sintonía a los originales tales como el travertinos romano, mármol dolomítico y maderas nobles. (1)

Inaugurada el 19 de mayo de 1929 por Alfonso X///

El ingeniero ferroviario Eduardo Maristany, marqués de la Argentera, fue el ingeniero encargado de realizar el proyecto inicial; el cual da nombre a la calle de nuestra estación.

ESTACIO VESTÍBULO 1929
CALLE DE LA ESTACIO 1929

Nacimos emblemáticos

La Estación de Francia ocupa, en la topografía urbana de Barcelona, un lugar clave que ha sido escenario privilegiado de las transformaciones que se han producido a lo largo de la historia moderna de la ciudad. Situada en el punto de encuentro y articulación de cuatro partes urbanas tan significativas con son el barrio de la Ribera, la Barceloneta, el puerto y el parque de la Ciudadela. Desde este lugar en emblemático se construyo el primer ferrocarril español, Barcelona – Mataró, que se remonta al año 1848. Su historia, tan humilde como la de los miles de viajeros que han circulado por los andenes o tan majestuosa estación, inaugurada con motivo de la Exposición Universal de Barcelona el 1929, siendo la última estación más monumental de nuestro país en la época del vapor. A finales de siglo XX se somete a una renovación en el marco de la celebración de los Juegos Olímpicos de la ciudad Condal, 1992. El mundo del ferrocarril fue el emblema del progreso y de la modernidad. El ferrocarril fue el primer medio mecánico de transporte y fue un gran salto hacia delante, en el paso decisivo entre la tracción animal y la mecánica. El ferrocarril, como sistema de transporte, fue realmente un hecho importante en la historia de la humanidad, la estación también tuvo una gran influencia en la historia de la arquitectura, de la construcción, que abrió nuevos horizontes, y en la planificación de las ciudades, profundamente alteradas por esta nueva realidad. Las estaciones ferroviarias, corazón de las líneas férreas, fueron un campo de experimentación de los nuevos materiales y de los problemas técnicos y constructivos que surgen con el nuevo requerimiento funcional. Conocida en si origen como Barcelona-Término, es una de las estaciones de ferrocarril de Adif de Barcelona y la segunda después de Sants en cuanto a tráfico de media y larga distancia. De ella parten casi todas las líneas regionales de Cataluña y algunos servicios de largo recorrido. Con la llegada de la Alta Velocidad a Barcelona, esta estación ha perdido el volumen de trenes al centralizarse el tráfico de largo recorrido en Sants y la futura Estación de Barcelona-Sagrera. En la actualidad con la crisis de transición hacia el diseño intermodal de los transportes, el ferrocarril ha de acentuar sus valores indiscutibles. La estación de Francia representa la simbiosis entre el pasado brillante y las urgencias del presente. Con el cambio de siglo estamos viviendo la época neo-industrial, cada vez mas automatizada, el tren, después de ceder su supremacía a los transportes y compartir con el automóvil y el avión, como un fénix que resiste o muere, entra en una nueva etapa: la alta velocidad, y se declara como el medio más eficaz para el transporte de cercanías, en un intento de imitación de las proezas del comienzo: velocidad, calidad y economía del transporte. (2)

(1) GASCÓ GARCÍA, H. (2010), ESTACIÓN DE FRANCIA HISTORIA Y ARQUITECTURA, BARCELONA, ESPAÑA. UPC.
(2) GASCÓ GARCÍA, H. (2010), ESTACIÓN DE FRANCIA HISTORIA Y ARQUITECTURA, BARCELONA, ESPAÑA. UPC.